Fighting HIV and TB dual epidemic
Memoria Internacional 2018

Eswatini

MSF en Eswatini en 2018 Aunque las nuevas infecciones y muertes por VIH y tuberculosis (TB) se han reducido en Eswatini (antigua Suazilandia), controlar la propagación de estas enfermedades sigue siendo un desafío.
Eswatini

Casi un tercio de los adultos de Eswatini tienen VIH, lo que también aumenta su vulnerabilidad a la TB y a otras infecciones. En este contexto, en 2018, MSF siguió colaborando con el Ministerio de Salud en prevención y atención en la región de Shishelweni. También traspasó algunas de sus actividades de largo plazo al Ministerio y a organizaciones con las que venía colaborando; tal fue el caso del proyecto en la región de Manzini, que comenzó como una intervención de emergencia en 2010.

Nuestro trabajo en Eswatini se articula en torno a modelos de atención comunitaria, centrada en las necesidades del paciente, mediante una estrategia de ‘diagnostica y trata’, que consiste en iniciar el tratamiento ARV en cuando llega el diagnóstico, independientemente del estadio de la enfermedad.

Ofrecemos pruebas de VIH y TB en las comunidades, pruebas orales de VIH autoadministrada para colectivos a los que es difícil llegar (como personas que ejercen servicios sexuales de pago o los hombres que tienen sexo con hombres) y profilaxis previa a la exposición (PrEP) para los grupos de mayor riesgo. En 2018, 5.296 personas se hicieron la prueba autoadministrada de VIH y 468 iniciaron la PrEP.

Nuestros equipos también brindaron atención integral especializada a personas con VIH, algunas de las cuales ya necesitan tratamiento antirretroviral de segunda o tercera línea por fracaso de las anteriores. También proporcionamos diagnóstico y tratamiento in situ de otras enfermedades, como el cáncer de cuello uterino, la TB resistente a los medicamentos y la meningitis criptocócica, afecciones que generalmente se presentan en personas con VIH.

En 2018, 1.610 mujeres se hicieron las pruebas de cáncer cervical, de las cuales el 8% dieron positivo; de estas últimas, un 67% recibió tratamiento. Finalmente, dimos tratamiento profiláctico para la meningitis criptocócica a 26 pacientes.

Siguiente
Médicos sin fronteras