Ouaka - General View
El efecto dominó de la COVID-19

Pocas muertes pero mucho impacto

República Centroafricana (RCA) es uno de los muchos países de África donde la pandemia no llegó a ser la catástrofe que se esperaba. Si bien es un gran alivio, el efecto dominó que la COVID-19 ha tenido en el frágil sistema de salud ha sido importante. Los programas de vacunación y el tratamiento de enfermedades como la malaria, la desnutrición y el sarampión son solo algunos ejemplos de las actividades vitales que se han tenido que reducir. Aunque la pandemia no golpeó como se preveía, los equipos de MSF permanecen vigilantes: el más mínimo brote sería devastador, sobre todo ahora que el país sufre un recrudecimiento de la violencia.

Video

“Tenemos otras enfermedades más frecuentes en el país”

Zara trabaja en la unidad de triaje de COVID-19 instalada por MSF en Bambari, en República Centroafricana. Le preocupa que la frágil sanidad del país y sus saturados hospitales no sean capaces de responder al mismo tiempo a la crisis de la COVID-19 y a las otras muchas necesidades médicas de la población.

Bambari no se puede permitir una pandemia

Video

“Nos está costando mucho cuidar bien de nuestros pacientes”

A pesar de todos sus esfuerzos, Fidèle, responsable del triaje pediátrico en el hospital de Bambari, dice que es muy difícil proteger de la COVID-19 a los pacientes, cuando la gente tiene tantas otras necesidades médicas urgentes en este país.